Los vecinos de Boedo repartieron 1.500 raciones de cigalas

Boedo se ha convertido en los últimos años en sinónimo de comida popular de alta gama. Y es que los vecinos de esta parroquia cullerdense -que por cierto cuenta solo con cuarenta casas- decidieron hace casi una década que su fiesta gastronómica tenía que distinguirse de las decenas que se celebran en toda Galicia cuando llega el estío.

Nada de productos baratos o comunes, ellos apostaron por las cigalas, una de las delicias marítimas más buscadas por los consumidores de marisco. En la novena edición de la celebración que organizaron ayer, la asociación de Boedo que se ocupa de la logística tenía preparados cerca de novecientos kilos de este preciado manjar oceánico, con el objetivo de batir su marca en el reparto de raciones.

El año pasado acabaron despachando unas 1.100, y en esta ocasión se acercaron a las 1.500. Y no se crean que debido al producto del que se trata son escasas: cada ración lleva alrededor de medio kilo de cigalas. Cuestan once euros.

Estas últimas cifras quizá sirvan para explicar que la cigalada convoque a más de dos mil personas en este agradable paraje de Culleredo. Este particular milagro de la multiplicación de los panes y los peces se logra debido a los contactos que los vecinos de Boedo tienen con varios armadores coruñeses, que son los encargados de suministrar el género que luego reparten entre los asistentes.



La voz de Galicia: Ver
admin's avatar

Autor: admin

Diseño y programación de páginas web. Alojamientos web linux y dominios.
Website: http://www.galirede.com

(0) ComentariosComentar

Necesita estar registrado para comentar esta noticia



Alta nueva
Resetear contraseña

Suscribete a RSS

RSS Un Lugar de Boedo